Bases de la Terapia Complementaria PDF Imprimir E-mail

BASES DE LA TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LESIONES DEL LOMO Y DE LA PELVIS DEL CABALLO

Antonio Alberto Alfaro Altamirano, MV; MS.
Catedrático y Cirujano de Equinos, Hospital de la Escuela de Medicina Veterinaria, UNA. Heredia, Costa Rica, teléfonos 011 (506) 381 1353, 830 8362. Fax 260 9235.
Correo-e: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.equimagenes.com

Resumen:

Una vez identificada de forma objetiva la causa primaria de la lesión cervical, torácica, lumbar o sacra en el caballo, las diversas modalidades de tratamiento incluyen las infiltraciones de medicamentos antiinflamatorios directamente en los ligamentos supraespinal, interespinoso, sacroilíaco dorsal, las infiltraciones guiadas por ultrasonido de los procesos articulares cervicales, de los procesos articulares de las articulaciones sinoviales intervertebrales torácicas y lumbares y la infiltración guiada igualmente por ultrasonido de la región sacroilíaca. La inyección epidural de esteroides y diversos tratamientos sistémicos, la modificación de la actividad atlética, ejercicios específicos y ajustes segmentares, entre otros, se encuentran entre la extensa gama de posibilidades terapéuticas. Junto a ellas, la Acupuntura, la Mesoterapia y la Inyección de “puntos gatillo”, forman parte de la Terapia Complementaria que goza de mayor popularidad y aceptación. Ellas tienen en común las bases de su eficacia. Debido a que éstas no son bien conocidas se presenta aquí una recopilación para esclarecer en nuestra visión convencional de la medicina sus mecanismos de acción.

INTRODUCCIÓN:

El objetivo del tratamiento de las lesiones del lomo y de la pelvis del caballo es la eliminación del dolor, la restauración de la función neuromuscular y del movimiento normal de segmentos espinales. Debe identificarse la causa del dolor y el consecuente reflejo segmentar eliminando la restricción al movimiento.

La termografía ayuda en la localización del segmento afectado y confirma los hallazgos por palpación del aumento del tono muscular, de los cambios en la textura y de la restricción al movimiento; alteraciones que termográficamente se pueden observar por la asimetría entre superficies y por “puntos calientes” de los procesos espinosos irradiando calor hacia lateral, o por “puntos fríos” sobre masas musculares que caracterizan el estado del tono vasomotor y de la circulación.3, 9

Los receptores en las articulaciones y músculos (Procesos articulares de las articulaciones sinoviales intervertebrales y el músculo multífido en la columna vertebral) juegan un papel preponderante en las vías de percepción sensitivas y motoras. La función de los receptores propiocetivos y nociceptivos, es la de monitorear la tensión en la cápsula articular, tendones y ligamentos y sus puntos de inserción cerca de las articulaciones y de ofrecer información postural y de percepción del dolor.

Los Husos musculares y músculo tendinosos están localizados principalmente en aquellas masas musculares que registran actividades motoras incluyendo los músculos paraespinales. Estos receptores registran longitud y tensión durante la contracción y el relajamiento 12.

La conformación anormal de los miembros locomotores, de la anatomía de la espalda, el tipo de entrenamiento, la superficie donde se entrena, la posición y peso del jinete, y el mal acople de la silla entre otros, generan desequilibrios en la función neuromuscular. El cambio en la función muscular puede producir alteraciones permanentes. Estas alteraciones irritantes en los músculos pueden elevar el tono y generar una retroalimentación que conlleva al espasmo. Si un animal trabaja bajo estas condiciones, se generan cambios celulares que incluyen pérdida del sarcómero y longitud de la fibra, generando de la restricción funcional, una restricción estructural.12 En estos casos, el dolor es reconocido por cambios en el comportamiento o por alteraciones en el desempeño. La renuencia a desempeñar como se le solicita, es el resultado de las restricciones al movimiento de la columna. Los circuitos generadores del dolor se convierten en autosostenidos, se produce hipersensibilización interneuronal y ello podría ser el origen del dolor neuropático.

El dolor neuropático se refiere al síndrome de dolor persistente que resulta de daño al nervio periférico, al linfonodo de la raíz dorsal o a la raíz propiamente o al sistema nervioso central.4 La hipersensibilización de los nociceptores y de las vías periféricas y central, se presenta como resultado de una gran cantidad de impulsos aferentes nociceptivos que expande el campo receptivo y aumenta la descarga neurofisiológica que lleva a estados exagerados de dolor.

Clínicamente se observa un animal con hipersensibilidad refleja-inducida segmentar, al punto de que un caballo con este tipo de “dolor de espalda” podría reaccionar violentamente al toque suave, por lo que, la palpación digital puntiforme y las pruebas de flexión, extensión y flexión lateral junto a la termografía pueden llevar a la identificación del segmento afectado y, posteriormente, a la causa primaria por otros medios, principalmente por ultrasonido, radiografía y scintigrafía1, 2,12.

FISIOLOGÍA DEL DOLOR

Con excepción del dolor neuropático, todas las sensaciones dolorosas se inician en los receptores periféricos. Estos receptores nociceptivos o “nociceptores” se despolarizan en respuesta a los estímulos producidos por lesión, o potencialmente lesivos a los tejidos y que pueden ser térmicos, mecánicos o químicos. Los nociceptores son la porción terminal no encapsulada de neuronas aferentes primarias que poseen axones de poco diámetro poco o no mielinizados 8.

Las fibras nerviosas periféricas pueden ser divididas en dos categorías: mielinizadas y no mielinizadas. Existen 5 tipos de fibras mielinizadas: y B y las no mielinizadas o fibras C.

Las fibras sensoriales aferentes son nociceptivas. Las fibras aferentes nociceptivas son las mielinizadas y las no mielinizadas C. las y las B son llamadas no nociceptivas y presentan un mayor diámetro y mayor velocidad de conducción. Representan los receptores táctiles cutáneos 8,13.

Las fibras aferentes nociceptivas presentan un umbral mayor al estímulo y una conductividad más lenta. Las fibrasresponden a estímulos térmicos y mecánicos (presión, pellizco, punción) mientras que las fibras C generan un dolor quemante, profundo generado por lesiones térmicas, mecánicas y químicas por lo que son llamadas “nociceptores polimodales-C”. Ambas fibras se encuentran localizadas primariamente en las porciones más profundas de la dermis y en la mayoría de los tejidos del cuerpo (vísceras y articulaciones) 8,13.

Las neuronas primariamente nociceptivas utilizan los neurotransmisores exitatorios glutamato y aspartato en sus terminales y uno o más de los transmisores: “sustancia P”, calcitonina, Y colecistoquinina, como moduladores, y en el fenómeno de sensibilización, los nociceptores responden a compuestos endógenos como la bradiquinina, serotonina (5- hidroxitriptamina), histamina, Ion potasio, acetilcolina y enzimas proteolíticas durante el daño a los tejidos. Las prostaglandinas y probablemente el óxido nítrico también aumentan la sensibilidad. La isquemia es una causa conocida del dolor muscular y del espasmo a través de la producción o cúmulo de pro inflamatorios que disminuyen el umbral del dolor 4.

Los axones de fibras aferentes nociceptivas son mediadores de los reflejos locales y envían proyecciones colaterales cranealmente en el eje neural para el procesamiento y percepción consciente del dolor.

Para efectos clínicos el Tracto Espinocervicotalámico conduce primariamente información táctil y alguna información del dolor proveniente de estructuras superficiales como la piel, que está muy bien desarrollado en el caballo. El Sistema Anterolateral transmite las sensaciones somáticas del dolor, temperatura y tacto. Este sistema también se encarga de transmitir el dolor profundo visceral y no cutáneo. Así, vía polisinapsis, la información nociceptiva llega a la corteza y a la región del Tálamo 4, para la percepción conciente del dolor 8.

El dolor puede ser categorizado como:

  • Nociceptivo: con un sistema nervioso intacto, los estímulos nocivos provocan una actividad sináptica excitadora o inhibidora a través de la utilización de moduladores endógenos del dolor.
  • Neuropático: con una patología en alguna región del sistema nervioso que podría modificar la actividad provocando estímulos no nocivos generadores de dolor.
  • Idiopático: Cuando la distribución o intensidad del dolor no puede ser explicada en términos de neuroanatomía o patología.

Inhibición Endógena del Dolor:

Dentro de los centros moduladores del dolor se encuentran principalmente el Periacueducto Gris Mesencefálico (PAG), y el Núcleo Rafe Magno (NRM), en la médula rostroventral 4. Estos centros forman el Sistema de Inhibición Descendente del Dolor, desde el cerebro a la cuerda espinal, controlando la transmisión de impulsos nerviosos desde vías aferentes nociceptivas 4,8. Este sistema analgésico funciona a través de los axones que la PAG envía al NRM, desde donde descienden en el tracto dorso lateral de la cuerda espinal a los complejos inhibidores en el cuerno dorsal. Aquí, el dolor puede ser bloqueado antes de ser percibido como tal en el cerebro. Los neurotransmisores involucrados son endorfinérgicos, adrenérgicos y serotoninérgicos. Las Endorfinas, las Encefalinas y las Dinorfinas, poseen una fuerte acción anti nociceptiva. La inhibición presináptica sobre las fibrasy C es debida probablemente al bloqueo de los canales de Calcio en la membrana de las terminaciones de los nervios sensitivos. Este bloqueo perdura por períodos prolongados. Las células endorfinérgicas también sinapsan con las neuronas del tracto espino-talámico. Estas células son bloqueadas por inhibición pos-sináptica. Cualquiera de estos mecanismos suprime el dolor.

Diversos tipos de estímulos pueden influenciar el equilibrio entre excitación e inhibición en el cuerno dorsal. La Acupuntura, la Electro acupuntura y similares; la Mesoterapia y las Inyecciones en “Puntos Gatillo”, son empleados por su conocida y bien documentada acción analgésica por hiperestimulación 1,2,5,8. Estos estímulos activan las fibras mayores como las Aalfa y la Abeta. Los efectos de la Electroacupuntura son generados por estímulos eléctricos de baja intensidad y dado que la mayoría de los Puntos Gatillo son puntos de Acupuntura y que éstos a la vez son en su mayoría puntos motores, se considera que estas fibras están involucradas en la transmisión de los estímulos eléctricos o estímulos generados por medios similares 8,13. Estos métodos también estimulan las fibras mielinizadas y las no-mielinizadas Fibras C 13. Sin embargo, las fibras más gruesas y son más dominantes durante la transducción de los estímulos de la Acupuntura 13. Igualmente, la Mesoterapia estimula las fibras epicríticas que se encuentran en la dermis y subcutáneo generando el estímulo inhibidor 2. Por otro lado, siendo los Puntos Gatillo en más de un 70% de los casos, puntos de acupuntura, ellos pueden ser localizados fácilmente a través de electrodos que haciendo pasar una corriente de baja intensidad sobre ellos, reaccionan generando fasciculaciones o contracciones alrededor del punto. Una vez localizados, se puede infiltrar un bloqueador de las fibras C (Sarraceniaceae) para desactivar la conducción periférica del dolor y lograr un efecto directo relajante, o entonces inyectar un irritante leve (Vitamina B12) para igualmente activar la inhibición( “ The Gate Control Theory”) 6,7,11.

Los impulsos generados por estos medios y conducidos por las fibras aferentes de mayor diámetro, conteniendo información no-nociceptiva sobre presión, tacto, y vibración, arriban a la Sustancia gelatinosa, sinapsan con interneuronas inhibidoras que “cierran la puerta” al dolor ascendente antes de que los impulsos lleguen provenientes de fibras nociceptivas de menor velocidad de conducción. Ello impide que los impulsos nociceptivos alcancen los centros de percepción consciente del dolor en la Corteza e Hipotálamo. Existe interacción entre los impulsos nocivos y no nocivos en las neuronas de la cuerda espinal por lo que la puerta es también cerrada por estímulos locales a las fibras 8,13.

Si existe un dolor articular por ejemplo, éste es transmitido por las vías aferentes nociceptivas de las fibras y C. Al mismo tiempo, si se efectúa un electroestímulo de los puntos de acupuntura, o la técnica de la Mesoterapia, estos estímulos son transmitidos al cuerno dorsal de la espina por las fibras y que tienen mayor diámetro, menor umbral al estímulo y mayor velocidad de conducción. Así más estímulos por Electroacupuntura o Mesoterapia, arriban al cuerno dorsal que estímulos de dolor en un mismo momento dado. Cuando más señales de electroacupuntura toman los lugares en el cuerno dorsal de la médula espinal, los impulsos dolorosos pierden esos lugares siendo inhibida su percepción.

CONCLUSIÓN:

La Acupuntura, la Electroacupuntura y similares, la Mesoterapia, y la Inyección de Puntos Gatillo, inducen una inhibición segmentar espinal de los impulsos nociceptivos y generan una analgesia inmediata, de duración variable y segmentar generando una respuesta de relajación y flexibilidad que contribuye a la restauración de la neurotransmisión y de los movimientos segmentares necesarios para el desempeño óptimo del Caballo Deportivo.

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA:

1. - DENOIX, J-M. Equine Ultrasonographic Diagnosis of the Locomotor System Seminar. Center of Imaging and Research on Equine Locomotor’s Affections. 5 y 6 de abril de 2002. Dozulé, Francia.

2. -DENOIX, J-M. Equine Back and Pelvis Seminar. Virginia Equine Imaging Center. 29 y 30 de abril de 2002. Virginia, EUA.

3. GRAF von SCHWEINITZ, D. Thermographic Diagnostics in Equine Back Pain. The Veterinary Clinics of North America. Vol. 15 (1): pp. 161-177. W.B. Saunders Company. Abril 1999.

4. - HELLYER, P.W., and FAILS, A.D: What produces acute and chronic pain? How do we assess pain? In: Pain Management in Horses. Ed: A Lindner. Arbeitsgruppe Pferd, Essen, Germany. Pp. 9-36, 2002.

5. - MARKS, D.: Medical Management of back Pain. Vet. Clinics of North America: Equine Practice. Vol. 15 (1): 179-194, 1999.


6. -RIDGWAY, K.: Acupuncture as a treatment modality for back problems. Vet. Clinics of North America: Equine Practice. Vol. 15 (1): 211-221, 1999.

7. -RIDGWAY, K.: Seminario-Taller sobre Terapia Alternativa en Equinos. 18 al 19 de junio, 2001 Escuela de Medicina Veterinaria. Universidad Nacional, Heredia, Costa Rica.

8. - STEISS, J.E.: The neurophysiologic basis of acupuncture. In: Veterinary Acupuncture. Ed: A Schoen. Mosby, St.Louis. E.U.A. 27-46, 2001.

9. TURNER, T.A.; PANSCH, J., and WILSON, J.H. Thermographic Assessment of Racing Thoroughbreds. En: The Elite Dressage and Three-Day-Event Horse. Conference on Equine Sports Medicine and Science 2002. Proceedings. P.p. 207-210. 18 al 23 de octubre de 2002. Saumur, Francia

10. -WALDSMITH, J. Thermography and Saddle Fit. Thermography, Advanced Workshop. 20 al 25 de Agosto del 2000. Newmarket, England.

11. -WALDSMITH, J. Finding and injecting “trigger points” on equine back problems. In: Equine Back and Pelvis Seminar. Virginia Equine Imaging Center. 29 y 30 de abril de 2002. Middleburg, Virginia, EUA.

12. -WOLF, L. The role of complementary techniques in managing musculoskeletal pain in performance horses. Vet. Clinics of North America: Equine Practice. Vol. 18 (1) 107-115, 2002.

13. -XIE, H.; OTT, E.A. and COLAHAN, P. Influence of acupuncture on experimental lameness in horses. In: 47th Annual AAEP Convention Proceedings. Vol. 47: 347-357, 2001.

 

Medicina Veterinaria Tradicional China

Acupuntura, Electroacupuntura, Laserpuntura - Herbología, Mesoterapia

Diagnóstico por Ultrasonido
Ahora con Radiografía Digital!

500 metros Este y 25 al Sur del Edificio de la Cruz Roja en Santa Ana, Costa Rica

Información y Citas
Telefax: (506) 2203 5764
www.acupunturaveterinariacr.com

Atención a Equinos exclusivamente o info General de Acupuntura
(506) 8381 1353

Powered By FESS Global